Quien no ha tenido problemas de convivencia con amigos/as. Todos hemos vivido situaciones con los demás que nos han provocado malestar, por ejemplo, alguien que no respeta tus ideas, uno del grupo que decide por ti y por los demás o  incluso insultos, rechazo, etc.

Si estás viviendo alguna de estas situaciones y no sabes cómo resolverlas, lee detenidamente las siguientes indicaciones y ponlas en práctica. Es un método de cinco pasos que reúne los elementos fundamentales para resolver problemas de manera creativa. CONSISTE EN INVESTIGAR TU INTERIOR Y PONERLE VOZ

1. Busca un lugar para pensar

pensar para resolver problemasA menudo el silencio y la soledad son los principales elementos para reflexionar sobre lo que nos pasa. Si estás con gente o hay mucho ruido puede resultar difícil hacerlo. Tu habitación puede ser una buena opción para pensar. Sin embargo, no descartes otros lugares que te pueden permitir reflexionar sobre tu situación con los demás, como un parque, un local con amigos o la casa de un familiar.

2. Reúne información sobre las situaciones que te provocan malestar

Piensa en las situaciones que te provocan malestar y reúne toda la información que tengas sobre ellas. Por ejemplo, cómo te comportas con tus amigos/as: ¿sueles decir lo que piensas con respeto, sueles imponer tu criterio o sueles guardarte tu opinión?; y  también, cómo actúan los demás contigo, qué recibes de ellos: ¿cuentan contigo para salir, te tratan con indiferencia?, etc. Escríbelo en un papel y así podrás visualizar toda la información.

3. Responde a la pregunta ¿por qué?

Reconoce los motivos que tienes para actuar como lo haces y porqué crees que se comportan así los demás. Es muy importante que seas sincero/a contigo mismo/a. Los porqués son clave para descubrir la raíz del problema y saber lo que realmente necesitas. Por ejemplo: ¿Por qué me dan de lado? porque yo nunca los llamo, porque no se dan cuenta o porque no les intereso.

4. Identifica tus sentimientos

Cada sentimiento nos informa de algo que sucede en el exterior y nos incita a actuar. Por ejemplo, si sientes rabia, la situación que estás viviendo te parece injusta y querrás defender tus derechos; si sientes miedo, significa que ves un peligro cerca de ti y necesitarás protegerte. Hay muchos sentimientos diferentes, los más difíciles de identificar son aquellos que nos producen malestar: culpa, decepción, impotencia, etc. Escucha qué sentimiento tienes y ponle nombre.

5. Propón soluciones a tu problema

solución creativa de problemasPiensa en qué es lo que quieres y cómo puedes actuar para que el comportamiento de los demás cambie y tus sentimientos de rabia, miedo, culpa, etc., los que sean, desaparezcan. Cuantas más ideas propongas, más opciones tendrás. Escríbelas todas en papel. Recuerda que no hay un solo camino correcto, sino muchos caminos que puedes seguir. Lo importante es que actúes y que le pongas voz a tu interior.

Algunas soluciones pueden ser: expresar los sentimientos a los demás, exigir respeto, decir lo que no me gusta, proponer aquello que quiero que hagan, pedir ayuda, escribir una poesía, convocar una reunión, etc. Elige una de las soluciones que has propuesto y ponla en marcha. Piensa que cada problema es una oportunidad para aprender y mejorar tu situación.

 

Utiliza este método para cualquier problema que tengas con los demás, siguiendo el mismo orden o estableciendo el orden de pasos que tú elijas. Y recuerda: PONLE VOZ A TU INTERIOR.

 

Foto de entrada creada por asierr_relampago estudio (www.freepik.es)