Los alumnos y alumnas crean su carné de convivencia cuando les preguntas algo tan sencillo como esto: ¿Qué sientes cada día en el aula? ¿Por qué te sientes así? ¿Qué quieres cambiar? Si algunas de las respuestas son sentimientos de malestar relacionados con el mal...